lunes, 9 de agosto de 2010

Arqueología en Piura

Cuentan los cronistas de la Conquista que según los propios Tallanes, pobladores prehispánicos de la costa piurana, hubo en tiempos milenarios otros moradores que vencieron al desierto. Eran hombres que “vivían más en la mar que en la tierra”, trasladándose de un lugar a otro en grandes balsas movidas a remo y vela, dedicados a la pesca, que se proveían de agua y vegetales desde lugares lejanos, y que acampaban en medio del desierto para estar protegidos de sus enemigos. Su origen en estas tierras se pierde en la bruma de los tiempos pretéritos. Entre estos primeros pobladores los Vicus fueron los que más destacaron.




La civilización Vicús floreció hace más de dos mil años y se encontraron gran cantidad de objetos utilitarios de metal, restos funerarios así como de cerámica, muy admirada en los museos por el naturalismo con la que representaban su mundo (actividades cotidianas, flora, fauna), pues sus edificaciones desaparecieron hace mucho tiempo con los innumerables mega Niños acontecidos periódicamente y desde siempre en esta región pero se tiene perfecta idea de cómo eran por los ceramios que las representan (casas, palacios, templos). Al llegar los Tallanes a la región, provenientes de la sierra, estos primeros habitantes huyeron hacia el norte para no regresar más pero otros se quedaron asimilándose con los recién llegados. Establecieron complejo sistema de aldeas a lo largo de los ríos, aprovechando la complementariedad que permite la diversidad de cultivos y de recursos entre las tierras altas y los valles costeros en intercambio este oeste, de fácil comunicación en esta parte de los Andes septentrionales.

Muy cerca de la llegada de los europeos los Tallanes fueron sometidos por los chimúes, que les permitieron conservar su organización y su lengua. Posteriormente serían conquistados durante el gobierno de Inca Yupanqui o Túpac Inca Yupanqui, unos cuarenta años antes de la llegada de los españoles.Estas antiguas culturas dejaron unas huellas de gran valor arqueológico en Hauncabambacomo las ruinas de la Ciudadela de Cajas y el Baño del Inca en el caserío de Chulucanitas bajo, el Templo de los Jaguares ubicado en Mitupampa, el Tambo de Jicateubicado en el Caserío de Jicate, la Andenería de Pasapampa en los cerros del Caserío de Pasapampa etc… Sin embargo las mayores huellas culturales dejadas por estos antiguos pobladores fueron los Petroglifos de Samanga que muestran evidencias y rasgos chavinoides y las fortalezas de Narihuala y de Aypate, cuyos restos son motivo de admiración.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada